Francisco Padilla Soladana (“Un luchador”)

posted in Gente de Laredo

Francisco Padilla Soladana (“Un luchador”)

Francisco Padilla Soladana

Esto era una tarde de junio, un miércoles. Después de aquella entrevista con Jonny (Amigos del Deporte), de sus referencias al  Club Atlético Laredo y a alguno de sus miembros, me parecía injusto dejarlos en el olvido y seguir hacia delante sin hacer esta parada. Sí, en Laredo nadie nos gana a deportistas (de mil disciplinas) y a corales. Como dice Antuán: ¡Aquí todo el mundo canta!

Y poco a poco, si Dios quiere, iremos tocando palos. Ahora, hoy, después de contactar con el amigo Padilla, toca hablar del Atlético Laredo. Lo hago con uno de sus miembros más activos (que fue) y, por qué no, destacados…

Ocurre que, por esto y por aquello, ya nos conocíamos. Habíamos “arreglado” el pueblo un montón de veces y, como suele ocurrir, nunca llegamos a más que palabras. En este caso, con él, me propuse desfacer el entuerto cometido, si es que se cometió alguna vez, con el citado club. ¿Cómo nace todo esto?

Puesto a ello, quedé con él, lo intenté, en un lugar donde hubiese poco ruido (para grabar la charla) y tomar un café. Pero la verdad es que no pudimos elegir peor. Ruido, campanadas, niños, mujeres gritando a pleno pulmón. ¡Es igual! Más trabajo pero la cosa se hizo…

Y aquí os muestro el resultado. Adelantar, nada más, que tenía perdido el origen, trayectoria y palmarés de este club, de esta gente, máxime cuando hace cuatro días (día 5, junio) que se celebró, aquí, la MARATÓN y Media MARATÓN de LAREDO, 2016. De la mano de Paco me he enterado de muchas cosas y, además, él guarda un dossier digno de hacer un libro. Tal vez algún día vea la luz. Aquí hay mucha historia…

Cordial, como siempre conmigo, se prestó a someterse a este “tercer grado”. Creo que muy interesante. ¡Vosotros juzgaréis! Y para no hacerlo más largo, dejemos este prólogo y entremos en harina. La cosa empezó así…

 

—¡Muy buenas tardes…! ¿Te llamas…?

—Francisco Padilla Soladana.

−¿Naciste en Laredo?

—Sí, en el barrio de La Pesquera.

−¿Qué mes, día, año?

—16 de junio de 1950. Dentro de unos días mi cumpleaños…

—Y… ¿fuiste al colegio aquí en Laredo?

—Sí, fui al colegio que hubo en La Pesquera y después estuve en Laredo en la conocida como “Escuela de Pesca” (actual juzgado). Luego hice hasta segundo de bachiller en “Los Frailes” (Escuelas Dr. Velasco que estuvieron regentadas por P.P. Trinitarios y, hoy, Casa de Cultura), con el padre Justo y toda aquella gente…

—¿Cuál es el siguiente paso?

—Empecé a trabajar, de electricista, en la empresa de la familia de Agustín Urquidi. De ahí marche al Club Náutico, de electricista, pero en el sector de embarcaciones, y de ahí marché a Bilbao (Derio), año 1974, para incorporarme en la plantilla de Magefesa.

—¿Y cuántos años estuviste en Magefesa?

—Estuve 8 meses allí (en Derio) porque se estaba montando la fábrica de Magefesa de Limpias y, dada mi relación con altos cargos de la empresa, me destinaron a Limpias para trabajar en el montaje de la nueva fábrica.

—¿Cuál era tú puesto allí? ¿Electricista?

—No. Estuve de jefe de sección.

—¿Qué se fabricaba ahí? ¿Cazuelas, ollas a presión…?

—Ahí se hacían cubiertos. Había una plantilla de 700 obreros…

—¿Y esto lo alternabas con tu faceta deportiva?

—Sí. Mira Fernando, el comienzo del atletismo de Laredo fue en el año 1965. En el Club de Futbol de Laredo (“El Charles”) había una sección de atletismo y ahí comenzamos a trabajar un grupo dirigido por el desaparecido Fernando Portero, Oscar Gutiérrez y el también desaparecido Alfonso Oruña Navarro.

—Entonces… ¿tú practicabas atletismo? ¿Qué disciplina?

—Mi especialidad era la carrera de obstáculos (vallas), pero luego también hice salto de longitud, carrera de 100 m., 200 m. vallas, relevos de 4X400 y 4X100 y alguna otra más…

—¡Uf! ¿Y hasta que edad, más o menos, competiste?

—Desde 1965 en que tenía 15 años hasta 1980, prácticamente sin parar.

—¿Así que hasta los 30 hacías deporte asiduamente?

—Sí, sí. Y en 1968 es cuando fundamos “Atlético Laredo”. Y ahí fui atleta y directivo hasta 1980…

—¿Cómo nace en ti esa afición por el deporte?

—En cuanto a la iniciación al atletismo, todo fue debido a toda esa gente, muy buena, que había en aquella época en Laredo: Lorenzo Gutiérrez, Alberto Díaz de la Gándara, anteriormente estuvo Alfonso Oruña, Apolinar Revuelta y Ángel Revilla. Una pléyade de atételas casi irrepetible. Dicho de otra forma: en el año 1942 ya estaba Apolinar Revuelta y Ángel Revilla, dando guerra. Después vendría Alfonso Oruña, luego vino Alberto Díaz de la Gándara (un crack en los lanzamientos), después ya aparece Lorenzo Gutiérrez,  que era un hombre que corría cross y en el que yo me fijaba mucho. Era un hombre que venía de la Residencia de Deportistas denominada JOAQUÍN BLUME, en memoria del gran gimnasta, en su sede de Barcelona.

Después de todo esto, los que estábamos en el Deportivo Laredo (año 1966-7) vimos aparecer otro crack: Javier Cortezón Aboitíz. Y posteriormente vino una racha de internacionales que abanderó Julio Mora…

—¡Bueno! Vamos a dejar por un momento el atletismo y vamos con otras cosas… ¿Te gusta leer?

—Tengo bastantes libros pero todos relacionados con el atletismo. Por lo demás, leo poco…

—¡Hablemos de Laredo, entonces! ¿Ha cambiado mucho aquel Laredo que recuerdas, de aquellos tiempos, al Laredo de hoy?

—Sí, sí…

—¿A mejor? ¿A peor? ¿En que lo notas?

—Recuerdo aquellos tiempos en que todo lo construido llegaba, sólo, hasta Carlos V. De Carlos V hacía el Puntal no había nada… era un desierto. Después vi comenzar a hacer las carreteras y luego vino el boom inmobiliario, la década de los 60 -cuando se construyó la mayoría de lo que tenemos ahora- y el boom de los franceses.

—¿Crees que Laredo era el punto de referencia del Cantábrico?

—Yo he vivido aquella época en profundidad con mi grupo de amigos. Vimos como empezaban a aparecer aquellas discotecas y aquel ambiente. Comenzó con “Los Robles”, “La Rana Loca”, “El Drink”. Después hubo un local en el  barrio  de San Antonio, que ahora no recuerdo cómo se llamaba y luego Oscar Gutiérrez establecería “Biblos” y Jesús Villa “El Oliver”.

Lo de “a mejor o a peor” es una pregunta difícil. Estamos hablando de décadas, de años totalmente diferentes. Cuando aquello venía el turismo francés que marcó una impronta que, ahora mismo, ya no existe en Laredo. Nuestro turismo, ahora, es muy nacional, muy del entorno. Antes era internacional, lo mismo venía gente de cualquier punto de Francia (sobre todo) que de otros países, y tenían como base Laredo. Era un turismo de más calidad, hasta humana si me apuras… No te puedo decir si el tema económico era mejor o peor. Y es que en aquellos momentos aquí no había mucha industria y, ahora, tampoco.

Yo he viajado mucho con mis amigos: Javi Cortezón, Santiago Gutiérrez, Julito Mora, Manuel Fernández Arrizabalaga, etc. Íbamos a Barcelona (comienzos de los 70), Salou y todo aquello, o Valencia. Estaba, entonces, “El Molino Rojo” en pleno apogeo y te puedo asegurar que Laredo no tenía nada que envidiar, turísticamente hablando, a todos estos sitios… Incluso te puedo decir lo mismo de San Sebastián o Zaraúz. Ibas a un campeonato de España y, después de la competición, si ibas a una discoteca, todo el mundo era francés o era extranjero. ¡Pero pasaba lo mismo que en Laredo!

—Llegados a este punto, tú ¿cómo te definirías?

—Un luchador por el deporte (sobre todo atletismo) de Laredo.

—Pues… ¡Volvamos al atletismo! Aparte de que empezaste a competir ¿cómo nació eso de organizar? Y cuando hablo de organizar me refiero a eventos internacionales y todo… ¿Cómo nace eso?

—El primer campeonato que nosotros organizamos, y que fue solicitado por un hombre como Alfonso Paradelo, fue en aquellos tiempos de Falange y de la O.J.E. La sede estaba en lo que hoy es “El Concept”… Entonces, viendo que había tanta gente que hacía deporte, en 1968, Alfonso solicita organizar un campeonato de España para el año siguiente. Y nosotros en 1968 acabábamos de fundar “El Club Atlético Laredo”…

—¿Quiénes fueron (fuisteis) los fundadores de eso?

—Fuimos: Oscar Gutiérrez, como presidente; Javier Cortezón, como vicepresidente; José Felipe Gómez, secretario; José Cortezón, tesorero; y como vocales estaban: Jesús Gómez Villa, Celedonio Gómez, Santiago Gutiérrez y yo (Francisco Padilla).

—¿Cómo fueron aquellos inicios? Es que yo recuerdo que, como le ha pasado a otros, que al principio no tiene uno ni dónde reunirse…

—Pues… tampoco teníamos donde reunirnos y, volviendo un poco a lo del cross, aquel que solicitó Alfonso Paradelo, pues fuimos nosotros los encargados del organizarlo. Y eso fue lo que nos dio, dado el éxito obtenido, un fuerte espaldarazo ante los dirigentes políticos de aquella época. Así las cosas, en 1974 nos encargaron, desde Madrid, organizar el Campeonato de España de Cross de manos de la Federación Española de Atletismo. Aquel campeonato lo ganó, el tan conocido, Mariano Haro en categoría masculina y Carmen Valero en féminas.  Y en 1979 organizamos, fruto de todo lo anterior,  el Campeonato de España Juvenil. Y todo, aquí, en Laredo.

—¿Así nace un club que se llamó (llama) Atlético Laredo, nada más?

—Nada más…

—¿Y qué se mantiene?

—Va a hacer 50 años en el año 2018.

—¿Lo vais a celebrar?

—¡Pues hombre…!! (Se encoge de hombros).

—Así las cosas, dejas la faceta de deportista para meterte en la de organizador…

— Yo estoy desde el año 1969 hasta 1980 como directivo, organizador y atleta. Fui campeón regional de 400 m. vallas en 1974 y 77. Recuerdo que en 1977 organizamos el Campeonato de España de Gran Fondo y en 1978 un Campeonato de España de Maratón; además de los de 1980, 1982, 1983, 1985 y 1989, y en 1980 también se organizó el Triangular Internacional de Maratón (Italia, Francia y España).  Es a mediados de octubre de 1980 cuando presento la dimisión como directivo (vocal) y sigo colaborando en todas las  pruebas y cosas organizadas o realizadas por nuestro club en Laredo.  Es en ese momento cuando Alfonso Oruña Navarro fue elegido presidente del Club Atlético Laredo, en la temporada 1980/81, estando al frente de la entidad durante dos años 1981 y 82.

—¿Dimites por alguna causa especial o…?

—Estaba un poco cansado, estaba trabajando en Magefesa y… ¡dimití! Y… en 1983 me hicieron presidente del club Atlético Laredo.

—¿Hasta…?

—Hasta el año 2000. Diecisiete años.

—Es mi impresión o ¿lo más sonado de aquella etapa fueron los maratones?

—Habría que hablar de muchas cosas… Yo trabajé mucho y muy a fondo. Recuerdo, que en  mayo de 1982 se celebró en Budapest, la reunión del Comité de la Asociación  Europea de  Atletismo (AEA). Saliendo  elegido Laredo como sede de la II Copa de Europa de Maratón a celebrar el próximo 19 de junio de 1983.  Yo era presidente desde enero del 83 y el Campeonato de Europa se hizo en junio… Anteriormente, a modo de prueba, se tuvo que hacer el Campeonato de España de Maratón del año 1983. ¡Aquello fue un éxito total! La prueba la tienes en que vino Waldemar Cierpinski, doble campeón olímpico (un atleta de la Alemania Democrática), que hizo en Laredo 2 h. 12´26´´cuando en los Juegos Olímpicos de Montreal (1976), creo, había hecho una marca de 2h. 09 ´55´´ que rebajaba el récord olímpico por más de dos minutos y, luego, en 1980, en Moscú, que volvió a repetir, fueron 2 h. 11´00 ´´ ¡Lo que hizo aquí fue un marcón…!

El hecho de que todas estas pruebas saliesen tan bien da lugar a que en 1985, por mi relación con la Federación Española y que Oscar Gutiérrez  ya estaba desvinculado del club, se me pida organizar un campeonato de España de maratón en aquellos tiempos “en que había dinero” (había patrocinadores solventes). Recuerdo que Málaga quiso organizalo y ofreció mucho dinero, pero no se lo dieron. Fue aquel presidente de la Federación Española el que, en febrero de 1985, nos pidió la organización de ese maratón. Nosotros lo aceptamos y lo organizamos todo en 10 o 12 días. Aquel año fue para Laredo, en la historia del atletismo español, el sumun… En enero se organizo el Costa Esmeralda, en febrero el Campeonato de España de Maratón, en abril el Campeonato de España Escolar, que ganaría Benjamín Cacho, y en junio el Campeonato de España de Gran Fondo… Cuatro super pruebas del calendario nacional. ¡Y eso lo hicimos nosotros!

—Pues… lo que me está quedando, ahora, con todo esto que me cuentas, es que ¡cualquier tiempo pasado fue mejor! ¡Ahora tenemos “dos cosas”!

—Fernando, todo tiene un por qué. Ten en cuenta que estamos en el 2016, en medio de una gran crisis, y todo esto se hace con mucho dinero.

—O sea, ¿el tema tú se lo adjudicas al dinero…?

—Sí, sí, sí,… Mira, esto que te he contado que se hizo en el año 85 tenía una explicación. Cuando aquello venía un alto cargo de la Federación Española a veranear a Laredo y en una reunión me dice: ¿por qué no hacemos un maratón Villa de Laredo? E hicimos el primer maratón Villa de Laredo en 1986 y ahí empezaron a venir, y a pujar por su patrocinio, empresas de fuera de Laredo, de España y del extranjero. Empresas importantes que querían patrocinar estas pruebas de forma absoluta. No, no querían a su lado logos de otras empresas publicitarias que colaborasen con mil duros de aquellos (5.000 pesetas, 30 €. de hoy). Y eso catapultó Laredo más allá de nuestras fronteras… Además, en 1988 fui elegido miembro de la Federación Española de Atletismo (nadie de Laredo lo ha sido) y en esa relación con la Asamblea de la Federación Española siempre primaba el nombre de Laredo. Estando en Madrid entablamos conversaciones con grandes empresas como: New Balance, NIKE, Lucky Strike, FEVE y su famoso TRANSCANTABRICO, REPSOL, ONCE, Fotografía VALCA, CAJA CANTABRIA y alguna más que ahora no recuerdo… Además del Gobierno Regional de Cantabria y del Ayuntamiento de Laredo. Estas empresas corrían con todos los gastos, ¡todo! Algo impensable hoy y que explica muchas cosas…

Como nota curiosa te diré que FEVE y el TRANSCANTABRICO, que empezaba a funcionar, nos daban como premio el viaje para dos personas desde Irún a Compostela. Un tren de lujo que costaba 250.000 ó 300.000 pesetas de aquellas, por persona. Y por parte de otras empresas los premios en metálico eran suculentos… Unas 300.000 pesetas, de aquellas, de premio para el ganador de una de estas pruebas citadas.

—¡Uf! ¡Una pasta de entonces!

—Sí, y eso sirvió para, entre otras cosas, dar a conocer Laredo fuera de aquí y todo lo que ello conlleva. Todo gestado y nacido del atletismo… Venía gente (atletas) de Portugal, de Francia, de Inglaterra, de toda España… Gente que te hacía en un maratón 2 h. 13´… Creo que supimos aprovechar, muy bien, todo aquello… Y después, pues… todas estas empresas que te he citado (y alguna más) dejaron de patrocinar y… ¡es cuando ha venido todo esto que tenemos ahora! En aquel momento se hacían hasta concentraciones de deportistas, se daban conferencias sobre deporte al más alto nivel y se llenaban todos los hoteles. Además de que teníamos a la prensa nacional e internacional pendiente de todas estas cosas… Y la prensa es publicidad.

«Las pruebas organizadas en Laredo tuvieron una gran acogida por parte de la prensa escrita, radio y televisión, cubriendo la información periodística los siguientes medios de comunicación: Revista Atletismo Español, Revista Cantabria Sport, Revista el Pejín, Revista Corricolari, Revista Correr, Revista MARATHON, Revista Jogging, Revista Spiridon (Portugal), Diario Alerta, Diario Montañés, Diario Marca, El Mundo Deportivo, Diario ABC, Agencia EFE, Diario SPORT, Diario El Alcázar, El Correo Español  y El Pueblo Vasco, Diario Vasco, Diario DEIA, Hoja del Lunes, Diario La Gaceta, Asociación de la Prensa de Santander, Diario LA VANGUARDIA, Diario 16, Diario el Correo Gallego, Diario Sud Ouest (Francia), Diario L’ Équipe (Francia), Cadena Cope, RNE (Cantabria), Antena de Rioja, TVE (Nacional, Cantabria y País Vasco), RAI (Italia).»

—Ya veo que todo ha sido cuestión de empresas y dinero… Entonces, ahora, no hay dinero para organizar nada o muy poco… ¡Claro, claro!

—Incluso, Fernando, te diré que la Federación Española intentó encauzar el dinero en “plan serio”, controlándolo. A mí me llamaron (entre todos los simposios a que he podido asistir) para crear un departamento que siguiese las pruebas internacionales de campo a través, maratón y carretera, porque hasta el momento no se controlaba absolutamente nada…

—Pero cuando te refieres a controlar, te refieres a qué ¿dinero? ¿Doping?

—Me refiero a todo. Circuitos, seguros, premios, contratos, presupuestos, doping… Tuve que hacer muchos informes para la Federación Española.

—Y ¿no te comía todo el tiempo del mundo?

—Bueno. Te contaré. Yo tuve un problema que mucha gente no conoce. Tuve un derrame cerebral en noviembre de 1986. Trabajando en Magefesa, de golpe y porrazo, ocurrió. Lo pasé muy mal. Estuve más muerto que  vivo. 20 días en la U.V.I. y cuando salí de aquella intervención (40 puntos en la cabeza), perdí la memoria, la orientación, parte de la movilidad, tuve que volver a aprender a hacer de todo…, como un niño. Estuve yendo por Valdecilla durante cuatro o cinco años después de estar, allí, meses…

—Y hoy estas aquí contándomelo. ¡Eso es un milagro!

—Yo siempre he sido un luchador…

—Me acabas de dar el encabezamiento de este texto. Estaba dudando… ¡Así te voy a definir!

—Sí, y es la causa por la que me volqué, me centré, en todo esto del deporte… Ahora recuerdo que cuando se inauguraron las pistas de atletismo municipales (hoy Javier Cortezón) nos pasamos, desde 1990 hasta el año 2000, organizando todas las pruebas de deporte de pista desde el escolar hasta el federado. Aquí estuvo la luego tan famosa Marta Domínguez después de batir el récord de España de 1000 m. ¡Nada!, algo así como el domingo siguiente estuvo aquí corriendo… ¡Son tantas cosas, datos y recuerdos, que dan para un libro!

—¿Recuerdas alguna anécdota curiosa de entonces?

—Sí. No sé si graciosa, pero sí curiosa. Mira fuimos los primeros en llevar un reloj cronometrando una prueba, como se hace ahora por grandes marcas, encima de un coche. Curiosamente fue el reloj que anunciaba la Joyería Díaz de Laredo y que estaba colocado en su fachada, en la calle (un reloj de agujas). Pues lo retiramos de ahí, lo pusimos encima de un coche, fuimos viendo el tiempo en el que trascurría la prueba, y acabado aquello volvimos a colocarlo en la fachada de la relojería. ¡Un puntazo!

Bueno, ¡vamos a cambiar de tercio! Ya veo que esto del atletismo daría para ese libro que tú dices y que, por lo que me muestras, ¡ya casi tienes! Así las cosas, y aunque te conozco, ¡toca política…! Ante este momento político incierto y unas nuevas elecciones ¿tú cómo lo ves? ¿Cómo un pozo sin fondo?

—Esto no es un pozo sin fondo. Lo que hace falta es que los partidos, de una vez por todas, se pongan donde se tienen que poner y que acaben con todo esto… ¡Es que está España…! Ya no solamente lo de la corrupción de los partidos. Lo que ha caído España, en tantas cosas, ¡es la leche! Y los partidos tienen que tomar cartas en el asunto y medidas muy drásticas porque si no esto no lleva a ningún lado. Pero el pozo sigue con fondo. Yo creo que esto tiene solución. Y hay que hacerse de gente joven, gente preparada (que la tenemos), para que vuelva y perdure la honestidad y la honradez dentro de los partidos… ¡Hay salida!

—Haber sido un activista destacado de un determinado partido político ¿crees que te ha beneficiado o te ha perjudicado?

—Me ha beneficiado y mucho, porque he aprendido muchas cosas. ¡Todo te enseña en la vida!

—¿Crees en eso, aquí tan comentado, del hechizo de Laredo que acaba fagocitándote?

—Pues hay gente que lo ve así, pero no es esa la realidad. Yo viajo por toda España y otros lugares no tienen nada que envidiar a Laredo…

—Bueno, creo que nos estamos poniendo muy serios. ¡Vamos con otras cosas! ¿Te quedarías con un lugar de este mundo? ¿Tienes un lugar preferido, un país, una ciudad, si no fuese en Laredo?

—Galicia tiene una zona muy bonita; Vigo, Santiago de Compostela, que me encanta. También el País Vasco, pero me quedaría en Galicia. Es más natural…

—Entremos en el mundo de los sentimientos… ¿Te acuerdas de tu primer amor?

—No (risas). Tampoco te puedo contestar. ¡Esa es gorda! Anduve mucho por San Sebastián, Zarauz…

—Y… ¿lo mejor y lo peor de Laredo, hoy por hoy?

—Laredo tiene muchas cosas buenas. Tenemos y no vemos. La Puebla Vieja es una maravilla pero desde la década de los 60 al 2016 la veo igual…  Me voy al Túnel… ¡igual! Y así muchas cosas…

—Pero… ¡igual! ¡No es lo mejor ni lo peor!

—Pero… ¿qué ofrecemos los laredanos? Se podían ofrecer muchas cosas, pero para eso teníamos que tener Laredo al día. No podemos ofrecer nada. Tal vez sea eso lo peor… He oído que somos el punto de Europa con más pistas de tenis por m2 y no hay nadie que venga de fuera y pueda usar una pista de tenis para jugar…

—¡Cambiemos de tercio! ¿Algo gratificante que hayas vivido en estos últimos años?

—¡Estar vivo! ¡Después de lo que te he contado! Y estar con los amigos y salir los sábados a tomar un vinito… Estar con mi familia, sin olvidar nunca el Atletismo. Tal vez por eso la Federación Cántabra me dio la Insignia de Oro al Mérito Deportivo.

—Y… ¿alguna cosa que te quedó por hacer?

—Igual debería haber luchado, un poco más, por las instalaciones deportivas de Laredo. Pero, si luchas, no sé por qué tienes que ser tú solo… ¡Seguro que me critican por decir esto!

—¿Qué es lo que más odias del ser humano?

—La mentira.

—¿Crees que vivimos en un mundo sin valores? ¿Lo denuncias? ¿Eres consciente de ello?

—Creo que los valores siguen estando. No soy capaz de entender a qué se ha debido el cambio. Depende quién, cómo y dónde lo cuentes… Creo que todavía nos respetamos aunque haya que enseñar los dientes de vez en cuando.

—Si en tu mano estuviese cambiar algo de lo que ha sido tu vida ¿qué cambiarías?

—¡Aquel derrame! ¡Aquella enfermedad!

—Sí, en tu caso el algo obvio… que no estaba en tu mano.

—Tal vez no hubiese estado tanto en Laredo y podría haber estado trabajando en otra parte. Digamos Madrid…

—Y ¿ese secreto que nunca has contado? ¿Manía, fobia?

—Con lo que he pasado no puedo ser supersticioso ni pensar que me van a dar un palo en aquella esquina…

—Y, a día de hoy, ¿tu mayor alegría?

—Mi familia, mis amigos, ser querido en Laredo (creo) ¿qué más se puede pedir?

—¿Tu mayor fracaso?

—En el ámbito personal, tal vez lo peor que pudo pasar fue la desaparición de Magefesa. Siempre pienso que eso me salió mal… Pero, es que, de estar muerto a estar vivo, todo este tiempo ha sido para olvidar todo lo demás, fracasos incluidos. ¡No puedo pedir más…!

—¿Qué cosas te llevarías a la famosa isla desierta?

—El ordenador o la tablet para estar al día de todos los chascarrillos de Laredo, Cantabria, España, el Deporte ,etc. Aunque funcione con baterías…

—¿Piensas, entonces, que cualquier tiempo pasado fue mejor?

—No. ¡Eso es un error! Hay que vivir el día a día… Máxime visto lo visto y… lo ocurrido.

—¿Un recuerdo de cuándo eras niño?

—Aquellos regalos, poemas, textos, que con aquella pluma (no había más) realizábamos para el Día de la Madre en el colegio. Es que no había para regalos caros ni baratos.

— ¿Algún mensaje a navegantes?

—¡Como está esto! Respeto y cariño hacia los demás. Que nos respetemos los unos a los otros…

—Pues esto ha sido todo, Paco, ¡ha sido un placer…!

 

Y terminada la charla me enseñó todo un dossier (en su tablet), fotos y datos; que sobre Laredo, el Atlético Laredo y el atletismo tiene. No, no puedo mostrarlo aquí todo y, simplemente, os daré una pincelada. Aquello de los suculentos premios y alguna foto.

Marché para mi casa y no paraba de rondar en mi cabeza la suerte que tuvo este hombre saliendo de ese trance arriba relatado. Y es que otros no lo cuentan o quedan “de esa manera”. Paco, sin embargo, recuperó una memoria que para mi quisiera en muchos momentos. ¡Me alegro Paco! Y mucho… Por otro lado, creo, quedó desfacido el entuerto (de forma modesta y, en este caso, con palabras de Paco Padilla) con ese mítico club: Atlético Laredo. Y no dudo, tampoco, que alguno de sus actuales miembros, cualquier día, pase por aquí…

Screen Shot 06-15-16 at 09.11 PMAntonio Romero del pdf

¡Aquellos atletas!!

¡Aquellos atletas!!

Screen Shot 06-15-16 at 09.16 PMScreen Shot 06-15-16 at 09.18 PM

Screen Shot 06-20-16 at 10.05 PM 2º

Deja un comentario